El kit para mejorar tu comprensión auditiva del alemán

29
Jul
2018

Imagínate que llevas ya un tiempo estudiando alemán, te vas muy ilusionado a un país de habla alemana  y te das cuenta de que te cuesta mucho seguir una conversación en este idioma. ¡Qué frustración! De hecho,  la comprensión auditiva del alemán es junto a la expresión oral la faceta más importante del aprendizaje del idioma. Entender a un hablante nativo es vital para la comunicación.

La mayor dificultad reside en el hecho de que mientras leemos, escribimos o hablamos podemos determinar la velocidad de cómo hacerlo. Pero al escuchar no tenemos influencia en  la velocidad de los mensajes que nos llegan. Lo que escuchamos está fuera de nuestro control. No podemos determinar ni el tempo ni el modo de producir el mensaje.

En una conversación podemos pedir que nuestro interlocutor hable más despacio o repita lo que acaba de decir. Pero no podemos cambiar su acento o su manera de expresarse. Si queremos entenderlo, tenemos que afinar nuestro oído.

Si vemos películas, podemos hacerlo con subtítulos o pausas, pero hacerlo durante mucho tiempo también resulta cansado. Así que para realmente poder llegar a disfrutar de un idioma extranjero necesitamos desarrollar un buen nivel de comprensión oral. A continuación el kit imprescindible para hacerlo.

 

1. Escuchar

Si queremos entender mejor, tenemos que escuchar más. Parece obvio, pero muchos estudiantes de alemán no están dispuestos a seguir esta lógica. Como es una de las habilidades más difíciles de desarrollar, es más fácil aplazarla hasta que cogemos más nivel. ¡Un error! No evites la confrontación con lo difícil. Ya desde el principio es importante escuchar algo de alemán cada día, tanto cosas de nuestro nivel como más difíciles, para ir acostumbrándonos a cómo suena el idioma en sus diferentes variantes auténticas.

 

2. Escuchar y leer a la vez

Una manera de trabajar cada vez más la comprensión auditiva es leer la transcripción de los audios que estamos escuchando. La mejor manera de hacerlo, es escuchar primero los audios sin leer la transcripción. Podemos escucharlo una, dos o tres veces así. Después podemos volver a escuchar los audios leyendo al mismo tiempo el texto. A continuación podemos trabajar con el nuevo vocabulario y volver a escucharlo.

Escuchar y leer al mismo tiempo nos ayuda a relacionar la palabra escrita, que para la mayoría de las personas es más  fácil de entender, con su sonido y pronunciación. Así tenemos más posibilidades de entender lo que escuchamos.

Una profesora de lingüística canadiense estaba investigando durante varios años esta manera de mejorar la comprensión oral y confirmó que los grupos de estudiantes que utilizaban este método durante las clases progresaban mucho más rápido que otros grupos que no lo hacían.

En las páginas web de las editoriales alemanas podemos encontrar los archivos audio de diferentes niveles junto con las transcripciones: Hueber y Klett.

También en las emisoras de televisión pública alemana ZDF y ARD hay muchas  películas y reportajes con subtítulos. En el canal de YouTube de Easy German encontramos videos con subtítulos en alemán y en inglés.

 

3. Escuchar más lento

Cuando los textos que estamos escuchando son muy rápidos, la aplicación Come again? nos puede ser de gran ayuda. Nos permite escuchar nuestros archivos de audio en formato más lento que el original. Podemos subir nuestro archivo y elegir el grado de dificultad con el que querremos escucharlo. Si ya lo entendemos bien en modo lento, podemos intentar escucharlo en el formato original.

Para los niveles un poco más avanzados Deutsche Welle ofrece las noticas habladas de forma pausada (langsam gesprochene Nachrichten), además con la transcripción de muchas noticas. Así que aquí podemos escuchar las noticias de modo más lento y además leerlas al mismo tiempo.

 

4. Aprender la fonética y pronunciación

La mayoría de los libros de texto de alemán incluyen hoy en día los ejercicios de fonética y pronunciación ya desde el nivel A1. Es un aspecto muy importante, porque de esta manera no solo aprendemos la pronunciación correcta desde el principio (luego es muy difícil corregir los malos hábitos), sino que estos ejercicios nos ayudan a trabajar también la comprensión oral. Al conocer los sonidos típicos del alemán y practicar su pronunciación, luego nos resulta más fácil reconocerlos en un texto hablado.

 

5. Ver dibujos infantiles

Considero una muy buena manera de ir trabajando la comprensión auditiva ver los dibujos infantiles en alemán. Los capítulos suelen ser cortos, el lenguaje es fácil y las situaciones cotidianas. Por ejemplo en los dibujos “Peppa Pig”, en alemán, “Peppa Wutz” hay muchísimas situaciones de la vida cotidiana de una familia, donde utilizan vocabulario útil y sencillo.

 

6. Escuchar la radio

Tener la radio en alemán encendida durante algún tiempo al día nos puede ayudar a mejorar la memoria fonética y acostumbrarnos al idioma auténtico y a diferentes dialectos. No importa que al principio no puedas entenderlo todo, lo importante es ir escuchando cada día un poco. En esta página web hay muchas emisoras de radio alemanas (y de otros países).

 

7. LyricsTraining

En LyricsTraining podemos practicar la comprensión auditiva con canciones. Podemos elegir entre diferentes idiomas, también el alemán está incluido. Tenemos la posibilidad de escuchar muchas canciones en alemán, nos aparece abajo la letra de la canción y tenemos que rellenar las palabras que faltan. Además, antes de escuchar podemos elegir entre cuatro niveles de dificultad: principiante, intermedio, avanzado y experto.

 

¿Y tú que haces para mejorar tu comprensión auditiva del alemán?

¡Feliz día!
Dominika Hirsch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *